DÍA 15: SALAR DE UYUNI II

Continuamos en medio de la nada.
Nos despertamos a las 6 y vemos amanecer con te caliente. Aquí hemos dormido:


Partimos hacia san Juan, visitamos el pueblo que tiene una iglesia con las gárgolas en las puertas en el exterior y un campanario la mar de curioso.


En nuestra ruta nos acompañan las plantaciones de quinoa, cuando están rojas no se pueden recoger, si cuando están verdes amarillentas.

Pasamos por los 80 km del salar de chiguana, un pequeño salar en formación y divisamos durante todo el camino el volcán ollague, paramos en el mirador donde se ve perfectamente las fumarolas del volcán, como a día de hoy el volcán sigue en funcionamiento.

Es un volcán activo cuya altura es de 5868 msnm. El Volcan Ollague posee un cráter de 1250 metros de diámetro, el cual ha sido erosionado en la parte sur, lo que deja al descubierto rastros de lavas. Desde el aíre, se reconocen dos fumarolas: la principal, que mide 100 metros, está ubicada a 700 metros al oeste del cráter, donde se puede observar el escape de gases de color amarillo (azufre) y blanco (vapor de agua). La otra fumarola se encuentra en la cima del volcán.


Allí vemos la Yareta, piedra verde, crece 1mm cada año y dura 500, luego se utiliza de combustible cm el carbón.


Las piedras que vemos se llaman piedra costra

y esos manojos de paja, son vacas erizadas.


Y empezamos la ruta de las lagunas menores de los flamencos:

  • laguna cañapa :

  • laguna hedionda donde comemos:

  • laguna la chiarcota, la Honda y la de las ramaditas.

Continuamos nuestra aventura hacia el sur observando el  Desierto Siloli situado en 4550 msnm (el más alto y el más seco del mundo) donde se encuentra el árbol de piedra. Esta enorme roca es única, ya que se asemeja a un árbol.

Pasamos el desierto de siloli y llegamos al árbol de piedra.


Es un área donde existen formaciones de piedras eólicas.


Y llegamos a la laguna Colorada, el más grande de todos y el color viene por algas volcánicas. Allí se veía perfectamente el bórax, un mineral que utilizaban los artesanos posteriormente.


En mitad de la laguna esta la caseta de pago de entrada a la reserva, 150 bolivianos

y dormimos allí, la habitación para los 7 y súper divertido.


El te y pastas según llegamos, jugamos a las cartas y paseo hasta el sunset.
Al atravesar cierta distancia del lago se ve perfectamente unos bloques de bórax que simulan iceberg que lo denominaban islas de hielo.


Llegamos pelaos de frío, sopa de quinoa y pasta de cena.


A dormir, mañana, en pie a las 4, salimos a las 5.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *