EXPLORANDO EL RIO GAMBIA

Aquel viaje lo recuerdo agridulce, lo hicimos hace años, en el 2013, mi amiga Bea y yo. Bea quería conocer el Africa más allá de Marruecos, yo ya había estado en Kenia y la apuesta era muy buena. Buscamos el vuelo más barato, nos apetecía mucho Etiopía, pero los precios se nos iban y encontré un vuelo a Gambia desde Barcelona por 200€, confirmamos fechas y compramos. Volamos con Vueling, hacía muy poco que hacían esa ruta y encima uno de mis amigos que era mecánico de la compañía y hacía esa ruta pudo apañarlo para acompañarlo, mejor no podíamos empezar.

Gambia, colonia Británica hasta el 1965 , el país mas pequeño de áfrica, el país de origen de Kunta Kinte, un esclavo negro que nació en Gambia (uno de los países más pobres del mundo)

22 años de una terrible dictadura, una de las más brutales de Africa, la dura represión que sufrían los locales, torturas, desapariciones, la violación de los derechos humanos como parte de la vida diaria. 22 años de desgobierno. Uno de los regímenes más opresivos de la tierra, con Yahya Jammeh que llego al poder con un golpe de estado.

La ablación femenina está prohibida en Gambia desde el 2015

Nuestra aventura comenzó aterrizando en Banjul, la capital de Gambia y la idea era recorrer todo el río Gambia y cruzar a Senegal.

El avión aterrizó a las 23 horas y como siempre que habíamos viajado por Asia nunca habíamos reservado hotel en Gambia tampoco lo hicimos. Los pasajeros del vuelo nos sorprendieron bastante, la edad edad de 50 para arriba y el destino la costa de Gambia y los hoteles de 5 estrellas, gente joven…..no. Estuvimos hablando con una chica que era diseñadora de zapatos y venía a comprar tela para una nueva colección, nos dijo que a ella la venían a buscar del hotel y que podíamos ir del aeropuerto al centro de Banjul con ella, así hicimos, lo malo fue que al llegar a su hotel comprobamos que era de 5 estrellas y nosotras no nos lo podíamos permitir, así que una vez mas, a las 12 de la noche estabamos buscando hotel en Kabul, encontramos un hotel pequeño, limpio y a muy buen precio donde pasamos nuestra primera noche.

Con un 90% de musulmanes, nuestra habitación daba a una mezquita.

Descansamos y con ganas dejamos las cosas en el hotel para disfrutar de la ciudad de Kabul para ir por la tarde a Barra y dormir en una isla que un tercio era gambiana y dos tercios senegalesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *