Toulouse con bebé.

El fin de semana del 12 al 14 de mayo nos estrenamos en viajar en avión, nuestra primera vez con bebé, Oli tenía 4 meses y la experiencia fue genial.

Cómo la compra fue impulsiva sólo tuvimos un día para pensarlo, viajamos con Iberia Express y los vuelos nos salieron por 80€ los tres, un precio bastante bueno sobre todo por el poco tiempo con el que los compramos. Iberia permite facturar o llevar el carro hasta la puerta de embarque y el bebé paga si no ha cumplido los dos años y no ocupa asiento el 10% de la tarifa.

Cómo alojamiento elegimos los apartahoteles ADAGIO con cocina y recepción, por si tuviéramos alguna complicación en tierras galas.

Uno de los motivos por los que elegimos Touluse fue por la facilidad y lo barato que es llegar al centro de la ciudad en transporte público. El viaje son 1.60€ y puedes moverte durante una hora en tranvía, metro y autobús. En nuestro caso particular, en 35 minutos estábamos en nuestra estación “Saint-Cyprien-République” y de ahí 5 minutos a pie. Dejamos las cosas y nos fuimos a la oficina de turismo que está justo detrás del Capitolio a recoger nuestras tarjetas de turismo 48 horas, totalmente recomendadas ya que con ellas te puedes mover en todos los transportes públicos de forma gratuita además de una visita guiada en Español, entradas gratuitas en muchos museos y descuentos en otros. Puedes elegir entre 24 (18€) – 48 (28€) o 72 (35€) horas.

En enero de 2017 visitamos Toulouse por primera vez, tanto que repetimos con bebé y como sería? por lo pronto el tiempo fue genial, lo que nos permitió andar sin preocupación de la lluvia y el abrigo.

Y por dónde comenzar? aunque nosotros ya lo conocíamos el recorrido en estos días fue el siguiente, incluyendo esta vez un picnic a las orillas del Río Garona y una visita a la azotea de las Galerías Lafayette. El lunes era fiesta en Francia, celebraban Pentecostes y eso hizo que el lunes algunas tiendas estuvieran cerradas.

  • Comenzamos visitando el Capitolio, una de las visitas más que obligadas de la ciudad, actualmente el ayuntamiento.

  • Pasamos por la Iglesia de Notre Dam du Tulux
  • Llegamos a la Basílica de Saint Sernin  dónde estaban dando misa y como dato curioso es una de las etapas del camino de Santiago.

  • Matou, es el museo del cartel, gratis con la tarjeta de turismo.

  • antes de cruzar el río e irnos al hotel quisimos visitar  Iglesia Saint Pierre des Cuisines actualmente es un auditorio y fue una cripta que conserva vestigios pero estaba cerrado y era gratis con la tarjeta de turismo.

  • Al hacer tan bueno, el tiempo invitaba a estar en la calle y disfrutar del río, el ambiente fue buenísimo.
  • Vimos la Catedral Saint – Etienne, que no defrauda por sus elementos ornamentales interesantes: vidrieras, tapicerías, cuadros, un gran rosetón, un precioso órgano colgado a 17 metros de altura, y 17 capillas.

  • Les Abattoirs, el museo de arte contemporáneo, cierra lunes y martes importante!
  • Chapelle Saint Joseph de la Grave, la cúpula quizás más fotografiada de Toulouse al restar a las orillas del río y estar pegada al puente St Pierre.

  • Incluso encontramos la Plaza de Oliver.

  • Hay que cruzar los dos puentes más importantes: el de Saint Pierre y el de Neuf

  • Museo de los Agustinos, el museo de bellas artes, con un convento gótico del siglo XIV, par mí la mejor sala la de sala de los capiteles románicos junto con el claustro. Actualmente la planta primera estaba en obras.

  • En Toulouse hay varios parques para hacer pic-nic, de hecho, es algo que los franceses suelen hacer bastante, nosotros elegimos el parque prairie des filtres porque había muchas sombras, te podías poner a la orilla del río, había chiringuito y al ser tan grande no estaba tan masificado como los que están a pie de los puentes.

  • Espace EDF Bazacle, es una central eléctrica en activo con exposiciones y donde se puede ver la potencia con la que pasa el agua por el río.

Jardín japones, en el que puedes ver una réplica del pabellón de té y zonas de bambú.

  • Es curioso que los mercados sacan su género a la calle así evitan el que se tenga que entrar dentro y dando y toque especial a la ciudad.

En relación a la comida compramos cosas, el hotel tenía cocina y viajando con el bebé es mucho más cómodo, pero nos recomendaron: Le May, Boca, Forno Gusto, L’Entrecôte y el mercado de Victor Hugo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *