Cagliari con bebe en invierno.

La fecha elegida fue del 22-24 de noviembre como regalo de cumple de David, la compañía elegida fue Iberia Express que he de reconocer que cada vez me gusta más!

El aeropuerto de destino es Sardinia (Cagliari) es un destino muy típico de verano por sus playas y no tanto en temporada invernal.

Cómo ya esta siendo costumbre dejamos el coche en el parking de larga estancia, esta vez de la T4, lo pagas con antelación desde casa, el precio ronda los 20€, al acceder te reconoce la matrícula, el autobús que te lleva a la terminal pasa cada 10 minutos y tardas en llegar unos 5! realmente es muy cómodo.

Una vez en el aeropuerto, reconocemos que cada vez somos más minimalistas, sin carro, una mochila mediana y una pequeña es nuestro equipaje para no facturar y he de reconocer que cada vez viajo más tranquila sin llevar tantos «y sis»

El avión despegaba a las 9 de la mañana, fue un vuelo muy relajado en el que Oli cómo siempre, fue durmiendo. Nada más aterrizar fuimos a la oficina de turismo a coger folletos y posibilidades de la ciudad en la que yo había estado hace años con mi madre perro de la que no recordaba nada.

Hay varias formas de ir a la ciudad desde el aeropuerto, la distancia son unos 9 kilómetros!

  • Taxi, unos 20€ aproximadamente.
  • Tren. La estación de tren ‘Elmas Aeroporto’ une el aeropuerto con la estación central de Cagliari . El billete cuesta 1.30€ y lo puedes comprar en las máquinas dentro del aeropuerto o en la propia estación (van muy lentas) nosotros a la ida lo compramo así pero a la vuelta lo sacamos a traves de la web Trenitalia. Llegar hasta la estación desde el aeropuerto si no lo conoces te llevara unos 10 minutos mas otros 15 minutos para sacar el billete….y en tan sólo 8 minutos estas en el centro de Cagliari al lado del puerto. El horario del tren lo puedes chequear aquí y pasa cada 20 minutos.

Para llegar a la casa desde la estación podíamos ir andando o cogiendo un autobús, nosotros cogimos el autobús porque nos sacamos el ticket de 24 horas.

Nosotros nos alojamos con home exchange, en un barrio cerca del mercado, la familia fue encantadora, la casa impecable, muy accesible para ir con niños y sobre todo que no necesitas ir con juguetes para que se distraigan en destino porque ya los tienes en la casa.

Tipos de tickets en Cagliari, empresa es CTM, las tarifas son: tarjeta de 90 minutos (1.30€), tarjeta 12 viajes (13€), tarjeta de 90 minutos (2€), tarjeta de 24 horas (3.30€)

Según llegamos Bronya nos estaba esperando, nos explicó las normas de la casa, dejamos lo poco que llevábamos y nos fuimos a la zona del puerto, al barrio de Marina dónde se encuentra la antigua vía romana en busca de una trattoria para comer. Nos gustó una que estaba en una callecita, repleta de gente y con un menú de pescado o de carne. El restaurante se llama Trattoria Deidda di Marco Pilloni, nos encantó! Totalmente recomendable.

Con la barriga llena, nos fuimos a las salinas para ver flamencos! el Parque regional de Molentargius lo puedes visitar en bicicleta. La visita se divide en cuatro ecosistemas: los estanques de agua dulce de “Bellarosa Minore” y “Perdalonga”,  los de agua salada de “Bellarosa Maggiore” y Molentargius. Se pueden avistar pájaros, podemos ver la rana y el sapo “smeraldino”, la tortuga de pantano, la culebra de agua, erizos, comadrejas y conejos silvestres.

Nosotros alquilamos unas bicicletas, el coste es de 4€ la normal y 5€ la que tenía sillita de bebe, nos lo pasamos fenomenal.

Muchos flamencos no vimos la verdad, pero llegamos a la playa y Oli estuvo jugando con las posidonias. Estuvimos viendo una zona de fósiles dentro del parque.

Y una zona de fósiles:

Cuando empezó a anochecer fuimos a una exposición que nos habían recomendado en la Oficina de turismo para ir con Oli e el espacio Ricreazione, muy interesante y Oli pudo jugar con muchos juguetes mientras que fuer hacía frío y era ya de noche.

Posteriormente nos tocaba hacer una cosa imprescindible en todos los viajes, ir a una librería de segunda mano y comprar un libro para Oli.

Compramos el correspondiente libro y nos fuimos a hacer la segunda cosa que más nos gusta cuando visitamos una ciudad: ir al supermercado, con Panettone, leche y fruta en mano nos fuimos a casa. Al lado había una pizzería que nos recomendó Bronya, que pizzas más italianas y más buenas!!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *