Planes con bebes en Atenas

El martes lo dedicamos a acceder y ver el Ágora Antigua, el Museo del Ágora Antigua y el Templo de Hefesto creo que el Agora Antigua y el Acrópolis es lo único por lo que merece la pena pagar.

La entrada es de 5€ por persona y puedes ver tanto el Ágora, el Museo y el Tempo.

El Ágora era dónde se celebraban tanto reuniones y debates políticos, como elecciones, celebraciones religiosas, actividades mercantiles, actuaciones teatrales o competiciones atléticas. Era un amplio espacio abierto rodeado por diversos edificios públicos y poseía funciones muy diversas. Lo primero que fuimos a visitar fue el Templo de Hefesto

a nosotros personalmente el Templo nos encantó, está en prefecto estado y no hay mucha gente, al menos cuando fuimos nosotros.

Luego fuimos a ver el Museo que merece mucho la pena y posteriormente dimos una vuelta por el espacio.

Las vistas desde el Ágora con dirección el Acrópolis son muy interesantes también.

De allí nos fuimos al Museo de Arte Infantil Griego,

la entrada cuesta 3€ por persona sólo los adultos, yo como tenía carnet de estudiante no pague, no merece la pena, es un espacio muy pequeño, en el que hay expuestos unos murales con dibujos hechos por niños y un espacio muy pequeño dónde pueden dibujar. Sin más. Dirección.

Cada esquina es curiosa y a Oli le encantó Pinocho.

Llegó la hora de la comida, cómo era lunes pensábamos que nos íbamos a encontrar el típico menú del día donde en todos los restaurantes incluirían la musaka, pues no, la musaka no es un plato diario. Elegimos un restaurante que según tripadvisor era uno de los mejores restaurantes para comer musaka (cerca del estadio olímpico) y ese día no la tenían….así que nos pusimos a andar buscando algún sitio dónde comer. A ciegas nos metimos en un restaurante un poco caro dónde comimos fenomenal, eso sí, no comimos musaka tampoco. El nombre del restaurante es Taverna Burinis

Y por fin llegamos a la deseada visita del Estadio Olímpico, es simplemente impresionante, con una capacidad de 75.263 personas. Sin duda es una visita obligada, Oli subió todas las escaleras, no dejo ninguna

y luego corrimos por la pista de atletismo y nos hicimos la correspondiente foto con el podium.

El precio es de 5€ por adulto y 2.5 cualquier menor, gratuito con el carnet de estudiante también. Con la entrada puedes acceder al museo que merece ver la pena los carteles de todos lo Juegos Olímpicos y la llama olímpica. Si vas a última hora sin gente la foto es muy bonita.

Y nos fuimos al Mirador de la Colina Filopappo, que al estar al lado de casa la dejamos para un atardecer, se tarda en subir unos 15 – 20 minutos andando y las vistas son mucho mejores que las del Monte Licabeto.

En la cima de la Colina Filopapo se sitúa el monumento funerario construido en honor a Julio Antíoco Filopapo.

Cómo souvenir nos compramos el segundo libro típico de Atenas en una librería al lado de casa que estaba en rebajas.

Nos recomendaron entrar a la tienda de juguetes más grande de Atenas, esta y se llama Moustakas, no deja de ser una tienda de juguetes de muchas plantas que si hace frío se le puede hacer una visita.

El miércoles lo dedicamos a Oli y un poquito a mí, ejejejejej, nos levantamos, recogimos y con la mochilas nos fuimos a ver la estatua del corredor «The runner» que se encuentra en la  Plaza Omonia y me hacía mucha ilusión la foto.

Paseamos por el Jardín Nacional, mide 160.000 metros cuadrados y es un paseo muy interesante si vas con niños.

Y el mejor plan para los niños, el Museo Helénico de los Niños de Atenas, muchas cosas podrían definir a este museo, que bien podría ser una ludoteca o una escuela infantil, simplemente es genial.

es gratis, los empleados son atentos, los niños pueden disfrutar de diferentes salas diseñadas específicamente para ellos, desde una sala para jugar con pompas, una cocinita, un supermercado con su pescadería, carnicería y panadería, una zona para jugar y trabajar las emociones y una zona de juegos antiguos.

Después de pasar la mañana allí nos fuimos al Restaurante Achilleas, en el que estuvimos el primer día y nos encantó, volvimos a comer ensalada griega, uno de sus platos del día que en este caso fue cerdo con chalotas y la musaka!

Cogimos el metro y llegamos al aeropuerto, con mucha pena despedimos estos 5 días en tierra griegas.

Gastos: Martes y miércoles:

  • libro 4
  • entrada agora 10
  • museo de los niños 3
  • comida: 22.60
  • entrada estadio 7.5
  • café 1.10
  • juguete 2
  • supermercado: 2.64
  • cena 8
  • comida: 15.50
  • transporte aeropuerto: 10

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *