¿Qué hacer con niños en Bolonia?

El domingo lo primero que hicimos fue ir a la Oficina de Turismo, allí nos facilitaron toda la información relacionada con la visita guiada que íbamos a realizar, sería en ingles y tendría una duración aproximada de 2 horas.

En nuestro grupo sólo eramos 7 personas con el guía lo que hizo la visita muy amena.

Comenzamos con la explicación de los soportales de Bolonia, que se construyeron originariamente para alojar a los estudiantes, en el piso superior, que venían a la universidad y con posterioridad el ayuntamiento los utilizó para que los comerciantes pudieran vender. En concreto los soportales donde se encuentra la oficina de turismo se encuentran adornados con flores, ninguna es igual.

Un dato curioso acerca del color rojo de la ciudad es que cualquier persona que quiera pintar la fachada tiene que ir con el tono del color que quieren pintar la fachada al registro para validar que se puede utilizar.

En la plaza Mayor de Bolonia “Piazza Grande o Piazza Maggiore» con una superficie de casi 7000 m2, se encuentra la Basílica de San Petronio (la quinta más grande del mundo)

el Palacio Comunal (ayuntamiento)

Al interior se puede acceder y es muy agradable la visita

el Palacio del Podestá (dónde se encuentra la Oficina de Turismo)

La Fuente de Neptuno (Fontana del Nettun)

fue un encargo de Pier Donato Cesi, para glorificar al Papa Pío IV. Dependiendo del enfoque de visión que le des a Neptuno puedes ver su miembro viril en erección cuando realmente es su mano

ese punto de vista lo puedes ver situándote en la Biblioteca Salaborsa ( que por cierto hay que visitar por dentro)

algo que a Oli le encantó (a día de hoy sigue tomando pecho) es la forma en la que se cogen los pechos las nereidas y sale el agua, aunque Oli lo interpretó como leche, jejejejej.

En frente de la biblioteca se encuentra el Palacio del Rey Enzo.

Paseamos por la calle del mercado, donde se encuentran las pescaderías y demás establecimientos donde poder comprar pasta, queso, embutido….zona actualmente llena de pequeños bares donde tomar el aperitivo, muy típico en Bolonia.

Fuimos a comer al tan famoso restaurante Osteria dell Orsa y no nos gustó nada, esperamos más de 2 horas para comer, bien que los tallarines al ragù, la lasaña y el tiramisú estaban buenos pero no para pagar 33€ y esperar lo que esperamos, nuestra opinión es que no se debe acudir a este restaurante a comer.

 

Accedimos a la Pinacoteca Nacional de Bolonia, cuya parte central, escaleras e interior se tienen que visitar.

El canal di Reno adornado con candados.

La Via Rizzoli es una de las calles principales en el centro histórico de la ciudad, con vistas de la torre Asinelli.

Muy cerca de la plaza Mayor está la Basílica de Santo Stefano, conjunto de edificios religiosos conocido también como las siete iglesias, actualmente sólo hay cuatro y no pudimos acceder a ellas, teníamos mucho interés por acceder a la Iglesia del Santo Sepulcro ya que el guía nos dijo que era una réplica de la que está en Jerusalén.

  • Iglesia de los santos Vitale y Agrícola.
  • Iglesia del Santo Sepulcro.
  • Iglesia de San Juan Bautista o del Santo Crucifijo.
  • Iglesia de la Trinidad.

Las Torres de Bolonia, actualmente sólo quedan 20, las más famosas son:

  • Torre Degli Asinelli, tiene 97,20 m. de altura y una inclinación de 2,23 metros debida al hundimiento irregular del suelo y la cimentación.
    La escalera interior tiene 498 peldaños, puedes acceder con la Bologna Card y no es apto para gente con claustrofobia, las vistas son impresionantes.

  • Torre Degli Garisenda, es un poco más baja que la Torre Degli Asinelli y tiene una inclinación de 3,22 metros.
  • Torre Prendiparte (Il Riparo dei Prendiparte), tiene una altura total de 61 metros.
  • Terrazza di San Petronio, que mide unos 45 metros.

Terminamos el día tomando el trenecito (hay que mirar los horarios)

que nos llevaría al Santuario di Madonna di San Luca, tardamos una hora aproximadamente desde la Plaza Mayor y el recorrido merece mucho la pena, las vistas hasta acceder al Santuario son preciosas. El Santuario es en un lugar de peregrinación al que se puede acceder andando desde la Puerta de Zaragoza, es una ascensión de escaleras  cuyo recorrido completo es de 4 km, 666 arcos y tardas unos 40 minutos.

El interior es espectacular

Y puedes observar el frente mientras que no hay misa.

Existe la posibilidad de acceder a la terraza panorámica de 42 metros con la Bolgna Card.

Y como el tren nos dejaba en la Plaza Mayor, disfrutamos de la Basílica nocturna.

Cenamos pizza en casa tranquilamente y probamos los helados (no te puedes ir de Bolonia sin probarlos)

El lunes nos fuimos andando a ver la Cisterna (conserva di valverde)

y nos encantó, estábamos solos y pudimos acceder a todos los recovecos de la cisterna. La entrada es gratuita con la Bologna Card.

La Cisterna de Valverde es un sistema de captación de agua de época renacentista (1564) realizado para alimentar la Fuente de Neptuno.

Y compramos los correspondientes principitos

Comimos en una cadena de restaurantes que he de decir para ser cadena, estaba muy bueno, todo muy rápido y nada que envidiar a los sitios típicos (la terraza era espectacular) Bottega Portici

Estuvimos en la tienda de Lego para que Oli jugara un poquito.

  • Gastos:
    • domingo:
      1. comida: 31.50
      2. cena: 7.20
      3. súper: 3.45
    • lunes:
      1. plátano: 0.26
      2. comida: 16.80
      3. libro: 3.95
      4. bus: 3 los 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *