Núremberg con bebe

El fin de semana del 19 de octubre fue el elegido para viajar con Oli a Núremberg. La verdad que los horarios son muy buenos, saliendo un viernes a las 20 horas y regresando un domingo a las 17 horas.

Hay muchas compañías que lo operan pero nosotros elegimos Ryanair. Era la primera vez que volábamos con ellos y con la nueva política de equipajes y no teníamos muy claro cómo sería nuestro viaje con ellos al no pagar por llevar el equipaje con nosotros. La verdad que todo fue muy fácil, el carro nos lo dejaron subir (entra como equipaje de mano) y con su mochila de 10kg gratuita y nuestros bolsos de mano no tuvimos que meter nada en la cabina del avión cosa que es de agradecer ya que aunque moverse por Núremberg es muy fácil el ir con un bebé dificulta un poquito.

Llegamos cerca de las 22:30 horas, según sales del aeropuerto tienes las máquinas para sacar el billete de tren, el precio es 3.10 € y puedes viajar durante una hora.

En poco menos de 30 minutos estas en el centro. Nos encanta movernos en transporte público y en contadas ocasiones alquilamos un coche.

El tiempo prometía y según nos levantamos fuimos a la Oficina de Turismo donde adquirimos las tarjetas, el precio son 28€ los adultos y gratis los niños hasta 5 años.

NÜRNBERG CARD + FÜRTH

Nürnberg Card + Fürth (Ansicht der Karte)

Durante 2 días:

  ENTRADA LIBRE a TODOS los museos y atracciones turísticas
  TRANSPORTE PÚBLICO INCLUÍDO – en toda la red de transportes públicos de la región de Núremberg, Fürth y Stei.

  • Ya que el plan era Kid friendly total fuimos al Museo del Juguete,  los largo del las 3 plantas nos cuentan la historia de los juguetes, un buen recorrido de recuerdos para grandes y pequeños. Lo mejor fue el descubrimiento de la ludoteca en la planta superior. Oli se lo pasó en grande jugando con un montón de juguetes.
  • El patio de los artesanos es una de las primeras cosas que te encuentras nada más atravesar la muralla que delimita el centro de la ciudad y practicamente todos los puntos de interés turístico.

  • El puente del verdugo.

  • Paseamos por la ciudad, desde luego que invita a ello, mercados, museos, tiendas, iglesias, accesibilidad e historia hacen que sea una ciudad muy agradable. Comimos en uno de los puestos del mercaado central al sol ya que hacía un día buenísimo.

  • Calle de los derechos humanos, escultura monumental al aire libre que consiste en una puerta y 30 columnas. En cada pilar hay grabado un artículo de la Declaración Universal de derechos humanos en alemán y otros idiomas.

  • Castillo Imperial. Se pueden visitar varias salas y en la parte exterior el pozo, hay que ver el horario ya que se puede acceder en unas determinadas horas. Es muy recomendable subir a la torre del pecado.
  • La Torre Blanca en cuya entrada se encuentra la fuente llamada Carrusel del Matrimonio, la Fuente Hans-Sachs o Ehekarussell, es muy interesante pararse en cada una de las esculturas ya que narra una alegoría del matrimonio, el escultor se basó en el poema “La vida agridulce del matrimonio” de Hans Sachs.
  • Casa-museo de Alberto Duero

  • Hauptmarkt, dónde podemos ver:
    • la Frauenkirche (Iglesia de Nuestra Señora, o de las mujeres) lo más curioso de esta Iglesia es el reloj de su torre que toca todos los días a las 12 de la mañana de forma puntual.

  • la Schönner Brunnen (la Fuente Bonita) que esta rodeada por una verja dónde hay dos aros, uno de ellos dorado, que dicen si se gira 3 veces mientras se pide un deseo este se cumplirá! y otro negro que si se gira 3 veces la mujer se quedará embarazada.

  • el mercado principal

Una cosa que nos sorprendió volviendo  casa fue el ” barrio rojo” desconocíamos la existencia de uno en Núremberg. Cuando empieza a anochecer las luces rojas empiezan a encenderse y los escaparates a correr sus cortinas, esta calle está dentro de la muralla, ha decir verdad nos dimos cuenta cuando ya llevábamos un buen rato andando, el ambiente es tranquilo y para nada peligroso.

  • La Iglesia de San Lorenzo es gratis visitarla, aceptan donativos.

Por supuesto cenamos las famosas salchichas, eso sí, en casita.

El domingo visitamos las Cuevas subterráneas de Núremberg previa reserva, la visita está muy solicitada y la verdad que es más que recomendable. Dura aproximadamente unas dos horas es apta para bebés, hay diferentes guías, el nuestro era alemán por lo que nos facilitaron unas audio guías, decir que el guía estuvo en todo momento muy pendiente de nosotros haciendo comentarios en inglés para que participáramos en la visita de una forma activa

Una cosa que nos sorprendió fue la conciencia que tiene a la hora de reciclar, cuando vas a un supermercado por cada envase de plástico que compras te cobran 0.25€ que te serán devueltos si traes el envase al supermercado. Una fantástica idea!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *